Consejos de salud Visual

Poder disfrutar de un paisaje maravilloso, ver crecer a tus hijos, poder leer sin forzar la vista, trabajar con el ordenador sin sentir que te arden los ojos… Nuestra salud visual es esencial para disfrutar de la vida plenamente. Por eso desde Óptica Costasol te damos unos consejos para que disfrutes de una plena salud visual.

¿Sabías que la alimentación también ayuda a cuidar de tu mirada?

Mantener una dieta adecuada y equilibrada donde incluyamos vitaminas A y C y magnesio es imprescindible para cuidar nuestra visión. Por ejemplo, la vitamina A hace que las células de nuestra visión trabajen del modo correcto manteniéndose fuertes y saludables.

Cuídate de los rayos solares siempre, incluso en invierno.

Estamos acostumbrados a usar gafas de sol en días con mucha luz, especialmente en verano, pero en invierno bajamos la guardia, y esto es un error ya que las radiaciones solares dañan gravemente nuestra retina, pudiéndonos ocasionar incluso cataratas.

Poner barreras a la luz azul de las pantallas

Hoy en día estamos tan habituados al uso de los ordenadores, de los móviles y las tablets que ya no podríamos vivir sin ellos.

Es muy importante guardar distancias para que su luz sea lo menos perjudicial posible. Por ejemplo, para ver la televisión guardar una distancia mínima de dos metros; para el ordenador, lo ideal es tenerlo a una distancia de 50 centímetros e intentar descansar cada veinte minutos, al menos 20 segundos, simplemente dejando la vista en el horizonte sin fijarla en nada en concreto, solo en el vacío, con ello relajarás tu visión. Además tienes que tener en cuenta que es un error muy grave trabajar con el ordenador a oscuras, ya que con la luz apagada activamos dos partes distintas del ojo: el centro de la retina, que se activa para percibir la luz y a su vez, la periferia de la retina, que se activa con la oscuridad provocando que la pupila se dilate y entre más luz de la que necesitamos.

Unos ojos hidratados, unos ojos más sanos

Nuestros ojos, como cualquier otra parte de nuestro cuerpo, necesitan agua para mantenerse sanos e hidratados. Por eso, es necesario humidificarlos de vez en cuando si tu ojo no lo hace de forma natural, padeces de cierta sensibilidad en ellos o si sueles tenerlos secos. Lleva siempre contigo lágrimas artificiales o gotas recetadas por tu oftalmólogo u optometrista.

Chequeos visuales, una vez al año

No lo sabemos pero en ocasiones podemos estar sufriendo un problema del que no somos conscientes porque no causa dolor, ni ninguna sensación que nos pueda alertar de ello. Por eso, es necesario que revises tanto tu vista como la graduación de tus cristales en caso de usar gafas o lentillas. A partir de los 40 años, normalmalmente, empezamos a perder agudeza visual, es decir, nos cuesta más leer de cerca, y tendemos a buscar una solución rápida, como es el uso de las gafas que vienen con una graduación estándar, es como usar un zapato de una talla menos. Las consecuencias no tardarán en aparecer y en la vista éstas pueden ser irreversibles.